San Mateo (21 – Septiembre)

Mateo 9,9-13: No tienen necesidad de médico los sanos; misericordia quiero y no sacrificios

Mateo 9,9-13

Al salir Jesús de allí, vio a un hombre llamado Mateo, que estaba sen­tado en el lugar donde cobraba los impuestos para Roma. Jesús le dijo: «Sigúeme.» Mateo selevantóyle siguió. Sucedió que Jesús estaba comiendo en la casa, y muchos cobradores de impuestos, y otra gente de mala fa­ma, llegaron y se sentaron también a la mesa con Jesús y sus discípulos. Al ver esto, los fariseos preguntaron a los discípulos: «¿Cómo es que vues­tro maestro come con los cobradores de impuestos y los pecadores?» Je­sús los oyó y les dijo: «Los que gozan de buena salud no necesitan médi­co, sino los enfermos. Id y aprended qué significan estas palabras de la Escritura: ‘Quiero que seáis compasivos, y no que me ofrezcáis sacrifi­cios.’ Pues yo no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores.»

Facebooktwittermail