Apóstol Santiago (25 de julio)

Mateo 20,20-28

Mateo 20,20-28

La madre de los hijos de Zebedeo se acercó con ellos a Jesús, y se arrodilló para pedirle un favor. Jesús le preguntó: «¿Qué quieres?» Ella le dijo: «Manda que estos dos hijos míos se sienten en tu reino uno a tu derecha y el otro a tu izquierda.» Jesús contestó: «No sabéis lo que pe­dís. ¿Podéis beber la copa amarga que voy a beber yo?» Le dijeron: «Po­demos.» Jesús les respondió: «Vosotros beberéis esa copa de amargura, pero el sentaros a mi derecha o a mi izquierda no me corresponde a mí darlo. Será para quienes mi Padre lo ha preparado.» Cuando los otros diez discípulos oyeron todo esto, se enojaron con los dos hermanos. Pe­ro Jesús los llamó y les dijo: «Sabéis que, entre los paganos, los jefes go­biernan con tiranía a sus subditos y los grandes descargan sobre ellos el peso de su autoridad. Pero entre vosotros no debe ser así. Al contrario, el que entre vosotros quiera ser grande, que sirva a los demás; y el que entre vosotros quiera ser el primero, que sea vuestro esclavo. Porque, del mismo modo, el Hijo del hombre no ha venido para ser servido, sino pa­ra servir y dar su vida en pago de la libertad de todos.»

Facebooktwittermail