Martes de la 18ª semana del Tiempo Ordinario

Mateo 14,1-12

Mateo 14,1-12

aprendiendo-con-la-verdadPor aquel mismo tiempo, Herodes, que gobernaba en Galilea, oyó ha­blar de Jesús y dijo a los que tenía a su servicio: «Ese es Juan el Bautis­ta. Ha resucitado, y por eso tiene poderes milagrosos.» Es que Herodes había hecho apresar a Juan, y lo había encadenado en la cárcel. Fue a cau­sa de Herodías, esposa de su hermano Filipo, pues Juan decía a Hero­des: «No puedes tenerla por mujer.» Herodes quería matar a Juan, pero temía a la gente, porque todos tenían a Juan por profeta. En el cumple­años de Herodes, la hija de Herodías salió a bailar delante de los invita­dos, y le gustó tanto a Herodes que prometió bajo juramento darle cual­quier cosa que le pidiera. Ella entonces, aconsejada por su madre, le di­jo: «Dame en una bandeja la cabeza de Juan el Bautista.» Esto entriste­ció al rey Herodes, pero como había hecho un juramento en presencia de sus invitados, mandó que se la dieran. Envió, pues, a que cortaran la cabeza a Juan en la cárcel. Luego la pusieron en una bandeja y se la die­ron a la muchacha, y ella se la llevó a su madre. Más tarde llegaron los seguidores de Juan, que tomaron el cuerpo y lo enterraron. Después fue­ron y dieron la noticia a Jesús.

Facebooktwittergoogle_plusmail