Sábado de la 16ª semana del Tiempo Ordinario

Mateo 13,24-30

semillaJesús les contó esta otra parábola: «El reino de los cielos puede com­pararse a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero mien­tras todos estaban durmiendo, llegó un enemigo que sembró mala hier­ba entre el trigo, y se fue. Cuando creció el trigo y se formó la espiga, apareció también la mala hierba. Entonces los labradores fueron a de­cirle al dueño: -™Señor, si la semilla que sembraste en el campo era bue­na, ¿cómo es que ha salido mala hierba?-™ El dueño les dijo: -™Un enemi­go ha hecho esto.-™ Los labradores le preguntaron: -™¿Quieres que vayamos a arrancar la mala hierba?-™ Pero él les dijo: -™No, porque al arrancar la ma­la hierba podéis arrancar también el trigo. Es mejor dejarlos crecer jun­tos, hasta la siega; entonces mandaré a los segadores a recoger primero la mala hierba y atarla en manojos, para quemarla, y que luego guarden el trigo en mi granero.»

Facebooktwittergoogle_plusmail