Lunes de la 19ª semana del Tiempo Ordinario

Mateo 17,22-27

Mateo 17,22-27

cesar-monedaMientras andaban juntos por la región de Galilea, Jesús les dijo: El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres, y lo ma­tarán; pero al tercer día resucitará.» Esta noticia los llenó de tristeza. Cuan­do Jesús y sus discípulos llegaron a Cafarnaún, los que cobraban el im­puesto para el templo fueron a ver a Pedro, y le preguntaron: «¿Tu ma­estro no paga el impuesto para el templo?» «Sí, lo paga» -contestó Pe­dro. Luego, al entrar Pedro en casa, Jesús se dirigió a él en primer lugar, diciendo: «¿Qué te parece, Simón? ¿A quiénes cobran impuestos y con­tribuciones los reyes de este mundo: a sus propios subditos o a los ex­tranjeros?» Pedro contestó: «A los extranjeros.» «Por lo tanto -añadió Jesús-, los propios subditos no tienen que pagar nada. Pero, para que nadie se ofenda, ve al lago y echa el anzuelo. En la boca del primer pez que pesques encontrarás una moneda que será suficiente para pagar mi impuesto y el tuyo. Llévatela y págalos.»

Facebooktwittergoogle_plusmail