Lunes de la 14ª Semana del Tiempo Ordinario

Mateo 9,18-26

Mateo 9,18-26:

Mientras Jesús les estaba hablando, llegó un jefe de los judíos, se arro­dilló ante él y le dijo: «Mi hija acaba de morir, pero si tú vienes y pones tu mano sobre ella, volverá a la vida.» Jesús se levantó, y acompañado de sus discípulos se fue con él. Entonces una mujer que desde hacía doce años estaba enferma, con hemorragias, se acercó a Jesús por detrás y to­có el borde de su capa. Porque pensaba: «Con solo tocar su capa que­daré sana.» Pero Jesús, volviéndose, vio a la mujer y le dijo: «Ánimo, hi­ja, por tu fe has quedado sanada.» Y desde aquel momento quedó sana. Cuando Jesús llegó a casa del jefe de los judíos, y vio a los músicos que estaban preparados para el entierro y a la gente que lloraba a gritos, les dijo: «Salid de aquí. La muchacha no está muerta, sino dormida.» La gen­te se burlaba de Jesús, pero él los hizo salir; luego entró, tomó de la ma­no a la muchacha y ella se levantó. Y por toda aquella región corrió la noticia de lo sucedido.

Facebooktwittermail