Sábado Santo

Mt 28,1-10: Sé que estáis buscando a Jesús, el crucificado, pero no está aquí; ha resucitado

Mt 28,1-10

Pasado el sábado, cuando ya apuntaba el primer día de la semana*, María Magdalena y la otra María fueron a ver el sepulcro.

De pronto se produjo un fuerte terremoto, pues un ángel del Señor, que había bajado del cielo, se acercó al sepulcro, removió la piedra que cerraba la entrada y se sentó sobre ella.

Resplandecía como un relámpago y sus vestiduras eran blancas como la nieve.

Los soldados que guardaban el sepulcro se echaron a temblar de miedo y se quedaron como muertos.

Entonces el ángel dijo a las mujeres:— No temáis. Ya sé que estáis buscando a Jesús, el que fue crucificado.

No está aquí, pues ha resucitado, tal como anunció. Venid y ved el lugar donde lo habían puesto.

Ahora marchaos aprisa y anunciad a sus discípulos que Jesús ha resucitado de entre los muertos y que va delante de ellos a Galilea. Allí lo veréis. Esto es lo que yo tenía que deciros.

Las mujeres se alejaron rápidamente del sepulcro y, asustadas pero al mismo tiempo llenas de alegría, corrieron a llevar la noticia a los discípulos.

En esto, Jesús les salió al encuentro y las saludó; ellas abrazaron sus pies y lo adoraron.

Jesús entonces les dijo:— No tengáis miedo. Id a llevar la noticia a mis hermanos. Decidles que se dirijan a Galilea; allí podrán verme.



Facebooktwittergoogle_plusmail