Juan 3,16-21

10MiercolessegundasemanadePascua.mp3

Juan 3,16-21

En aquel tiempo dijo Jesús a Nicodemo: «Tanto amó Dios al mun­do, que dio a su Hijo único, para que todo aquel que cree en él no mue­ra, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo al mun­do para condenar al mundo, sino para salvarlo. El que cree en el Hijo de Dios no está condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado por no creer en el Hijo único de Dios. Los que no creen ya han sido conde­nados, pues, como hacían cosas malas, cuando la luz vino al mundo pre­firieron la oscuridad a la luz. Todos los que hacen lo malo odian la luz, y no se acercan a ella para que no se descubra lo que están haciendo. Pe­ro los que viven conforme a la verdad, se acercan a la luz para que se vea que sus acciones están de acuerdo con la voluntad de Dios.»

Facebooktwittermail