Domingo de la 4ª Semana de Adviento – Ciclo B

Lucas 1, 26-38 : Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo

Lucas 1, 26-38

En aquel tiempo envió Dios al ángel Gabriel a un pueblo de Galilea lla­mado Nazaret, a visitar a una joven virgen llamada María que estaba com­prometida para casarse con un hombre llamado José, descendiente del rey David. El ángel entró donde ella estaba, y le dijo: «¡Te saludo, favorecida de Dios! El Señor está contigo.» Cuando vio al ángel, se sorprendió de sus pa­labras, y se preguntaba qué significaría aquel saludo. El ángel le dijo: «María, no tengas miedo, pues tú gozas del favor de Dios. Ahora vas a quedar en­cinta: tendrás un hijo y le pondrás por nombre Jesús. Será un gran hombre, al que llamarán Hijo del Dios altísimo: y Dios el Señor lo hará rey, como a su antepasado David, y reinará por siempre en la nación de Israel. Su reina­do no tendrá fin.» María preguntó al ángel: «¿Cómo podrá suceder esto, si no vivo con ningún hombre?» El ángel le contestó: «El Espíritu Santo se posará sobre ti y el poder del Dios altísimo se posará sobre ti como una nu­be. Por eso, el niño que va a nacer será llamado Santo e Hijo de Dios. Tam­bién tu parienta Isabel, a pesar de ser anciana, va a tener un hijo; la que de­cían que no podía tener hijos está encinta desde hace seis meses. Para Dios no hay nada imposible.» Entonces Mana dijo: «Soy la esclava del Señor. ¡Que Dios haga conmigo como me has dicho!» Con esto, el ángel se fue.

Facebooktwittermail