SÁBADO SANTO: «Stabat Mater»

SABADO SANTO

STABAT MATER

stabat_mater

STABAT MATER

Allí junto a la cruz, allí está Ella,
devorando sus lágrimas callada,
más que la aurora, más hermosa y bella,
¡Virgen bendita! ¡Virgen adorada!

El alma destrozada y abatida,
llorando de dolor, cual nadie viera;
contempla en una Cruz morir la vida,
la vida que en su seno floreciera.

¡Oh qué grande aflicción y qué tristeza
no sentida jamás por criatura!
Marchita de su rostro la belleza,
marchita de sus labios la frescura.

¿Quién ante tal dolor no se conmueve?
¿Quién puede haber que a tal sufrir resista?
Nadie más, ¡Oh María!, te renueve
el enorme pesar que te contrista.

Ella, la Madre amante, sollozando,
junto al madero donde su Hijo muere.
Pidámosle perdón, perdón llorando,
a ella tan pura, qu el pecado hiere.

(VICENTE HUIDOBRO, en Hombre y Dios. Cien años de poesía hispanoamericana II, BAC, Madrid 1996, 361)

Facebooktwittergoogle_plusmail