"Si he perdido la vida, el tiempo, todo lo que tiré, como un anillo, al agua, si he perdido la voz en la maleza, me queda la palabra" (blas de otero)

Poetas y poetisas, testigos del misterio inefable de la muerte y resurrección de Cristo.

Poesía para Semana Santa

Comentarios al evangelio, palabra diaria, imágenes, power point, actualidad, biblioteca y artículos. Secciones dedicadas a la Iglesia, María, la familia, vida religiosa, matrimonio y los jóvenes.

Ciudad Redonda

Te proponemos para esuchar algunos textos especialmente significativos de grandes teólogos, pensadores, maestros de espiritualidad y de vida... palabras sabias, palabras profundas, palabras nacidas de una honda experiencia de Dios y de su presencia en la vida.

Leidos para tí

   

Evangelio en audio del Viernes de la 2ª Semana de Pascua (8 - abril - 2016)

http://www.radiopalabra.org/mp3/radiopalabra/pascua_2007/12ViernessegundasemanadePascua.mp3
Descarga MP3

Juan 6,1-15:

En aquel tiempo, Jesús se fue a la otra orilla del lago de Galilea. Mu­cha gente le seguía porque habían visto las señales milagrosas que hacía. Jesús subió a un monte y se sentó con sus discípulos. Al levantar la vista y ver la mucha gente que le seguía, Jesús dijo a Felipe: "¿Dónde vamos a comprar comida para toda esta gente?". Felipe le respondió: "Ni siquie­ra doscientos denarios de pan bastarían para que cada uno recibiese un poco." Entonces otro de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro, le dijo: ’Aquí hay un niño que tiene cinco panes de cebada y dos peces, pero ¿qué es esto para tanta gente?" Jesús respondió: "Haced que todos se sienten." Había mucha hierba en aquel lugar, y se sentaron. Eran unos cinco mil hombres. Jesús tomó en sus manos los panes, y después de dar gracias a Dios los repartió entre los que estaban sentados. Hizo lo mismo con los peces, dándoles todo lo que querían. Cuando estuvieron satisfechos, Jesús dijo a sus discípulos: "’Recoged los trozos sobrantes, pa­ra que no se desperdicie nada." Ellos los recogieron, y llenaron doce ca­nastas con los trozos que habían sobrado de los cinco panes de cebada.


tags