"Si he perdido la vida, el tiempo, todo lo que tiré, como un anillo, al agua, si he perdido la voz en la maleza, me queda la palabra" (blas de otero)

Poetas y poetisas, testigos del misterio inefable de la muerte y resurrección de Cristo.

Poesía para Semana Santa

Comentarios al evangelio, palabra diaria, imágenes, power point, actualidad, biblioteca y artículos. Secciones dedicadas a la Iglesia, María, la familia, vida religiosa, matrimonio y los jóvenes.

Ciudad Redonda

“La Cuaresma, un itinerario de renovación espiritual marcado por el significado simbólico que la Escritura da al número cuarenta, a saber: una paciente perseverancia, una larga prueba, un tiempo suficiente para ver la obra de Dios, un tiempo también para asumir nuestra propia responsabilidad”.

Peregrinos en Cuaresma

   

Evangelio en audio del Sábado de la 17ª semana del Tiempo Ordinario (30 - julio - 2016)

Mateo 14,1-12

Por aquel mismo tiempo, Herodes, que gobernaba en Galilea, oyó ha­blar de Jesús y dijo a los que tenía a su servicio: "Ese es Juan el Bautis­ta. Ha resucitado, y por eso tiene poderes milagrosos." Es que Herodes había hecho apresar a Juan, y lo había encadenado en la cárcel. Fue a cau­sa de Herodías, esposa de su hermano Filipo, pues Juan decía a Hero­des: "No puedes tenerla por mujer." Herodes quería matar a Juan, pero temía a la gente, porque todos tenían a Juan por profeta. En el cumple­años de Herodes, la hija de Herodías salió a bailar delante de los invita­dos, y le gustó tanto a Herodes que prometió bajo juramento darle cual­quier cosa que le pidiera. Ella entonces, aconsejada por su madre, le di­jo: "Dame en una bandeja la cabeza de Juan el Bautista." Esto entriste­ció al rey Herodes, pero como había hecho un juramento en presencia de sus invitados, mandó que se la dieran. Envió, pues, a que cortaran la cabeza a Juan en la cárcel. Luego la pusieron en una bandeja y se la die­ron a la muchacha, y ella se la llevó a su madre. Más tarde llegaron los seguidores de Juan, que tomaron el cuerpo y lo enterraron. Después fue­ron y dieron la noticia a Jesús.


tags