"Si he perdido la vida, el tiempo, todo lo que tiré, como un anillo, al agua, si he perdido la voz en la maleza, me queda la palabra" (blas de otero)

Poetas y poetisas, testigos del misterio inefable de la muerte y resurrección de Cristo.

Poesía para Semana Santa

Comentarios al evangelio, palabra diaria, imágenes, power point, actualidad, biblioteca y artículos. Secciones dedicadas a la Iglesia, María, la familia, vida religiosa, matrimonio y los jóvenes.

Ciudad Redonda

“La Cuaresma, un itinerario de renovación espiritual marcado por el significado simbólico que la Escritura da al número cuarenta, a saber: una paciente perseverancia, una larga prueba, un tiempo suficiente para ver la obra de Dios, un tiempo también para asumir nuestra propia responsabilidad”.

Peregrinos en Cuaresma

   

Santo Evangelio según San Mateo 17,14-20

Mateo 17,14-20

Cuando llegaron a donde estaba la gente, se acercó un hombre a Je­sús, y arrodillándose delante de él le dijo: "Señor, ten compasión de mi hijo. Le dan ataques y sufre horriblemente; muchas veces se cae en el fuego o en el agua. Lo he traído a tus discípulos, pero no han podido sa­narlo." Jesús contestó: "¡Oh, gente sin fe y perversa! ¿Hasta cuándo ha­bré de estar con vosotros? ¿Hasta cuándo habré de soportaros? ¡Traed-me aquí al muchacho!" En seguida Jesús reprendió al demonio y lo hi­zo salir del muchacho, que quedó sanado en el mismo momento. Des­pués los discípulos preguntaron aparte a Jesús: "¿Por qué no pudimos nosotros expulsar a ese demonio?" Jesús les dijo: "Porque tenéis muy po­ca fe. Os aseguro que si tuvierais fe, aunque fuera tan pequeña como un semilla de mostaza, diríais a ese monte: ’Quítate de ahí y pásate allá’, y el monte se pasaría. Nada os sería imposible."


tags