"Si he perdido la vida, el tiempo, todo lo que tiré, como un anillo, al agua, si he perdido la voz en la maleza, me queda la palabra" (blas de otero)

Poetas y poetisas, testigos del misterio inefable de la muerte y resurrección de Cristo.

Poesía para Semana Santa

Comentarios al evangelio, palabra diaria, imágenes, power point, actualidad, biblioteca y artículos. Secciones dedicadas a la Iglesia, María, la familia, vida religiosa, matrimonio y los jóvenes.

Ciudad Redonda

Te proponemos para esuchar algunos textos especialmente significativos de grandes teólogos, pensadores, maestros de espiritualidad y de vida... palabras sabias, palabras profundas, palabras nacidas de una honda experiencia de Dios y de su presencia en la vida.

Leidos para tí

   

Santo Evangelio según San Lucas 2,41-51

http://www.radiopalabra.org/mp3/radiopalabra/tiempo_ordinario/10_7_TO.mp3
Descarga MP3

Lucas 2,41-51.

Los padres de Jesús iban cada año ajerusalén para la fiesta de la Pas­cua. Y así, cuando Jesús cumplió doce años, fueron todos allá, como era costumbre en esa fiesta. Pero pasados aquellos días, cuando volvían a ca­sa, el niño Jesús se quedó en Jerusalén sin que sus padres se dieran cuen­ta. Pensando que Jesús iba entre la gente hicieron un día de camino; pe­ro luego, al buscarlo entre los parientes y conocidos, no lo encontraron. Así que regresaron a Jerusalén para buscarlo allí. Al cabo de tres días lo encontraron en el templo, sentado entre los maestros de la ley, escu­chándolos y haciéndoles preguntas. Y todos los que le oían se admiraban de su inteligencia y de sus respuestas. Cuando sus padres le vieron, se sor­prendieron. Y su madre le dijo: "Hijo mío, ¿por qué nos has hecho esto? Tu padre y yo te hemos estado buscando llenos de angustia." Jesús les contestó: "¿Por qué me buscabais? ¿No sabéis que tengo que ocuparme en las cosas de mi Padre?" Pero ellos no entendieron lo que les decía. Je­sús volvió con ellos a Nazaret, donde vivió obedeciéndolos en todo. Su madre guardaba todo esto en el corazón. YJesús seguía creciendo en cuer­po y mente, y gozaba del favor de Dios y de los hombres.


tags