"Si he perdido la vida, el tiempo, todo lo que tiré, como un anillo, al agua, si he perdido la voz en la maleza, me queda la palabra" (blas de otero)

Poetas y poetisas, testigos del misterio inefable de la muerte y resurrección de Cristo.

Poesía para Semana Santa

Comentarios al evangelio, palabra diaria, imágenes, power point, actualidad, biblioteca y artículos. Secciones dedicadas a la Iglesia, María, la familia, vida religiosa, matrimonio y los jóvenes.

Ciudad Redonda

“La Cuaresma, un itinerario de renovación espiritual marcado por el significado simbólico que la Escritura da al número cuarenta, a saber: una paciente perseverancia, una larga prueba, un tiempo suficiente para ver la obra de Dios, un tiempo también para asumir nuestra propia responsabilidad”.

Peregrinos en Cuaresma

   

Evangelio en audio del Miercoles de la 18ª semana del Tiempo Ordinario (3 - agosto - 2016)

Mateo 15,21-28

Jesús pasó de allí a la región de Tiro y Sidón. Una mujer cananea que vivía en aquella tierra, se le acercó dando voces: "¡Señor, Hijo de David, ten compasión de mí! ¡Mi hija tiene un demonio!" Jesús no contestó ni una palabra. Entonces los discípulos se acercaron a él y le rogaron: "Di-le a esa mujer que se marche, porque viene dando voces detrás de no­sotros." Jesús les dijo: "Dios me ha enviado únicamente a las ovejas per­didas del pueblo de Israel." Pero la mujer fue a arrodillarse delante de él y le pidió: "¡Señor, ayúdame!" El le contestó: "No está bien quitarles el pan a los hijos y dárselo a los perros." "Sí, Señor -dijo ella-, pero hasta los perros comen las migajas que caen de la mesa de sus amos." Enton­ces le dijo Jesús: "¡Mujer, qué grande es tu fe! Hágase como quieres." Desde aquel mismo momento, su hija quedó sanada.


tags