"Si he perdido la vida, el tiempo, todo lo que tiré, como un anillo, al agua, si he perdido la voz en la maleza, me queda la palabra" (blas de otero)

Poetas y poetisas, testigos del misterio inefable de la muerte y resurrección de Cristo.

Poesía para Semana Santa

Comentarios al evangelio, palabra diaria, imágenes, power point, actualidad, biblioteca y artículos. Secciones dedicadas a la Iglesia, María, la familia, vida religiosa, matrimonio y los jóvenes.

Ciudad Redonda

Te proponemos para esuchar algunos textos especialmente significativos de grandes teólogos, pensadores, maestros de espiritualidad y de vida... palabras sabias, palabras profundas, palabras nacidas de una honda experiencia de Dios y de su presencia en la vida.

Leidos para tí

   

Evangelio de la festividad de San Juan María Vianney (4 - Agosto)

Mateo 14,22-36 : ¡Ánimo, soy yo, no ten­gáis miedo!

IMG/mp3/18_2_TO.mp3
Descarga MP3

En aquel tiempo, Jesús hizo subir a sus discípulos a la barca, para que llegasen antes que él a la otra orilla, mientras él despedía a la gente. Cuan­do ya la hubo despedido, subió al monte para orar a solas, y al llegar la noche aún seguía allí. Entre tanto, la barca se había alejado mucho de tie­rra firme y era azotada por las olas, porque tenía el viento en contra. De madrugada, Jesús fue hacia ellos andando sobre el agua. Los discípulos, al verle andar sobre el agua, se asustaron y gritaron llenos de miedo: "¡Es un fantasma!" Pero Jesús les habló, diciéndoles: "¡Ánimo, soy yo, no ten­gáis miedo!" Pedro le respondió: "Señor, si eres tú, mándame ir a ti an­dando sobre el agua." "Ven" -dijo Jesús. Bajó Pedro de la barca y co­menzó a andar en dirección a Jesús, pero al notar la fuerza del viento, tu­vo miedo; y comenzando a hundirse, gritó: "¡Sálvame, Señor!" Al mo­mento, le tomó de la mano y le dijo: "¡Qué poca fe! ¿Por qué has duda­do?" Atravesaron el lago y llegaron a tierra, en Genesaret. La gente re­conoció a Jesús, y la noticia se extendió por toda aquella región. Le lle­vaban los enfermos y le rogaban que les dejara tocar siquiera el borde de su capa. Y todos los que la tocaban quedaban sanados.


tags