"Si he perdido la vida, el tiempo, todo lo que tiré, como un anillo, al agua, si he perdido la voz en la maleza, me queda la palabra" (blas de otero)

Poetas y poetisas, testigos del misterio inefable de la muerte y resurrección de Cristo.

Poesía para Semana Santa

Comentarios al evangelio, palabra diaria, imágenes, power point, actualidad, biblioteca y artículos. Secciones dedicadas a la Iglesia, María, la familia, vida religiosa, matrimonio y los jóvenes.

Ciudad Redonda

Te proponemos para esuchar algunos textos especialmente significativos de grandes teólogos, pensadores, maestros de espiritualidad y de vida... palabras sabias, palabras profundas, palabras nacidas de una honda experiencia de Dios y de su presencia en la vida.

Leidos para tí

   

Evangelio en audio del Lunes de la 9ª del Semana del Tiempo Ordinario (30 - mayo - 2016)

http://www.radiopalabra.org/mp3/radiopalabra/tiempo_ordinario/09_2_TO.mp3
Descarga MP3

Marcos 12,1-12:

Jesús comenzó a hablarles por medio de parábolas. Les dijo: "Un hom­bre plantó una viña, le puso una cerca, construyó un lagar y levantó una to­rre para vigilarlo todo. Luego la arrendó a unos labradores y se fue de via­je. A su debido tiempo mandó un criado a pedir a los labradores la parte de cosecha que le correspondía. Pero ellos le echaron mano, le golpearon y lo enviaron con las manos vacías. Entonces el dueño mandó otro criado, pe­ro a este lo hirieron en la cabeza y lo insultaron. Mandó otro, y a este lo ma­taron. Después mandó otros muchos, pero a unos los golpearon y a otros los mataron. Todavía le quedaba uno: su propio hijo, a quien quería mucho. A él lo mandó el último, pensando: ’Sin duda, respetarán a mi hijo.’ Pero los labradores se dijeron unos a otros: ’Este es el heredero; matémoslo y la viña será nuestra.’ Así que lo cogieron, lo mataron y arrojaron su cuerpo fuera de la viña. ¿Qué hará el dueño de la viña? Pues irá, matará a aquellos labradores y dará la viña a otros. ¿No habéis leído lo que dicen las Escritu­ras?: La piedra que despreciaron los constructores es ahora la piedra prin­cipal. Esto lo ha hecho el Señor y nosotros estamos maravillados."’ Qui­sieron entonces apresar a Jesús, porque sabían que la parábola iba contra ellos. Pero como tenían miedo de la gente, le dejaron y se fueron.


tags