"Si he perdido la vida, el tiempo, todo lo que tiré, como un anillo, al agua, si he perdido la voz en la maleza, me queda la palabra" (blas de otero)

Poetas y poetisas, testigos del misterio inefable de la muerte y resurrección de Cristo.

Poesía para Semana Santa

Comentarios al evangelio, palabra diaria, imágenes, power point, actualidad, biblioteca y artículos. Secciones dedicadas a la Iglesia, María, la familia, vida religiosa, matrimonio y los jóvenes.

Ciudad Redonda

“La Cuaresma, un itinerario de renovación espiritual marcado por el significado simbólico que la Escritura da al número cuarenta, a saber: una paciente perseverancia, una larga prueba, un tiempo suficiente para ver la obra de Dios, un tiempo también para asumir nuestra propia responsabilidad”.

Peregrinos en Cuaresma

   

LUNES SANTO: "En tu cuenco"



En tu cuenco

Cuando pongo en tus manos to que en las mías sobra
y to doy del crujiente pan que sirvo en mi mesa.
Cuando to entrego todo to que poseo. Cuando
comparto mi alegría, mi sufrimiento. Cuando
te doy todas mis horas y me entrego yo misma,
acaso espero que tus labios me proclamen
tu bienhechora, pues nada me reservé.

Sin recordar que todo to que te di era tuyo.
Que para compartirlo pusieron en mis manos
la razón de mi ser, los talentos, la vida.

Que tú partes conmigo el hogar y la dádiva,
la que en tu cuenco puse y la que en tus ancestros
guardabas para mí, quizá sin intuirlo.

Que me abriste la puerta de to choza, de tu pecho,
y en él tenías el mismo amor
que trae la buena nueva, el que Cristo llamara
su mandamiento. Que eres evangelio y testigo.
Que la espiga en to predio apunta verdeante.


MARÍA PILAR DE IBARRA, En to cuenco. en Cuadernos de poesía nueva, Madrid, enero 1990)


tags