"Si he perdido la vida, el tiempo, todo lo que tiré, como un anillo, al agua, si he perdido la voz en la maleza, me queda la palabra" (blas de otero)

Poetas y poetisas, testigos del misterio inefable de la muerte y resurrección de Cristo.

Poesía para Semana Santa

Comentarios al evangelio, palabra diaria, imágenes, power point, actualidad, biblioteca y artículos. Secciones dedicadas a la Iglesia, María, la familia, vida religiosa, matrimonio y los jóvenes.

Ciudad Redonda

Te proponemos para esuchar algunos textos especialmente significativos de grandes teólogos, pensadores, maestros de espiritualidad y de vida... palabras sabias, palabras profundas, palabras nacidas de una honda experiencia de Dios y de su presencia en la vida.

Leidos para tí

   

Santo Evangelio según San Lucas 7,36-50

Lucas 7,36-50 : Sus muchos pecados están perdonados, porque tiene mucho amor

http://www.radiopalabra.org/mp3/radiopalabra/tiempo_ordinario/24_5_TO.mp3
Descarga MP3

Un fariseo invitó a Jesús a comer, y Jesús fue a su casa. Estaba sentado a la mesa cuando una mujer de mala fama, que vivía en el mismo pueblo y que supo que Jesús había ido a comer a casa del fariseo, llegó con un frasco de alabastro lleno de perfume. Llorando, se puso junto a los pies de Jesús y comenzó a bañarlos con sus lágrimas. Luego los secó con sus cabellos, los besó y derramó sobre ellos el perfume. Al ver esto, el fariseo que había invitado a Jesús pensó: “Si este hombre fuera verdaderamente un profeta se daría cuenta de quién y qué clase de mujer es esta pecadora que le está tocando.” Entonces Jesús dijo al fariseo: “Simón, tengo algo que decirte.” “Dímelo, Maestro” -contestó el fariseo. Jesús siguió: “Dos hombres debían dinero a un prestamista. Uno le debía quinientos denarios, y el otro cincuenta: pero, como no le podían pagar, el prestamista perdonó la deuda a los dos. Ahora dime: ¿cuál de ellos le amará más?” Simón le contestó: “Me parece que aquel a quien más perdonó.” Jesús le dijo: “Tienes razón.” Y volviéndose a la mujer, dijo a Simón: “¿Ves esta mujer? Entré en tu casa y no me diste agua para los pies; en cambio, esta mujer me ha bañado los pies con lágrimas y los ha secado con sus cabellos. No me besaste, pero ella, desde que entré, no ha dejado de besarme los pies. No derramaste aceite sobre mi cabeza, pero ella ha derramado perfume sobre mis pies. Por esto te digo que sus muchos pecados le son perdonados, porque amó mucho; pero aquel a quien poco se perdona, poco amor manifiesta.” Luego dijo a la mujer: “Tus pecados te son perdonados.” Los otros invitados que estaban allí comenzaron a preguntarse: “¿Quién es éste que hasta perdona pecados?” Pero Jesús añadió, dirigiéndose a la mujer: “Por tu fe has sido salvada. Vete tranquila.”


tags